AMDA

Los concesionarios estadounidenses se movilizan contra un nuevo impuesto

Noticias 2017
Tipo de letra


Cerca de 250 concesionarios que comercializan marcas no estadounidenses, obligados pues a importar, visitaron el pasado jueves el Capitolio y se movilizaron durante toda la jornada para reunirse con distintos legisladores e instarles a rechazar un plan de la Cámara Republicana que pretende poner en marcha un nuevo impuesto sobre las importaciones.

Redacción
Faconauto.com

Esta movilización ha sido liderada por la NADA, la patronal de los concesionarios de Estados Unidos, que representa a 9.500 franquicias. La patronal ha advertido que la nueva medida perjudicaría claramente las ventas de vehículos en el país.

La NADA apunta a un estudio realizado por el Centro de Investigación del Automóvil del país, que concluye que el impuesto podría producir un aumento del 5,6% en los precios de los coches, lo que se traduciría en un promedio estimado de 1.970 dólares por vehículo.

“Dos mil dólares es mucho dinero cuando no está relacionado con el valor del propio automóvil”, dijo Steven Germain, del Germain Auto Group, con sede en Ohio, que tiene cuatro concesionarios en Ann Arbor. “La gente compraría menos coches o postergaría la compra”.

“Probablemente más del 90% de los vehículos que vendemos se financian, por lo que todo el mundo es consciente de los pagos y es muy sensible al coste”, dijo David Conant, un distribuidor de Newport Beach, California, quien calificó la propuesta de “anti-consumidor”.

“Si usted intenta sumar 2.000 dólares de impuestos a un vehículo, sin ningún valor adicional, la elección del coche, para la que sólo se tendrá en cuenta precio, y asusta a los compradores que están pensando en adquirir uno nuevo”, dice Conant.

La Casa Blanca todavía no ha dicho si apoyará el plan republicano, aunque el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ha indicado que la administración lo está considerando “seriamente”.