AMDA

Hay que tener claro que hilos jalar en una renegociación del TLCAN

Lo más destacado
Tipo de letra

La Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) con la Secretaría de Economía está detectando que sectores podrían salir afectados en Estados Unidos ante una renegociación o salida de ese país del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), esto con el objetivo de tener aliados allá y lograr un mejor cabildeo entre sus Legisladores Redacción AMDA
Se trata de un resurgimiento del fast-track de hace 20 años, donde el Departamento de Comercio de Estados Unidos está empezando un análisis para renegociar el TLCAN pero que enviará a su Congreso para una aprobación, entonces lo que México tiene que hacer es prepararse para la renegociación y el cabildeo allá, adelantó Gustavo de Hoyos Walter, presidente nacional de la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex). Durante la Junta de Consejo pasada, el empresario explicó que detectando que sectores estadounidenses podrían salir dañados por su salida del Tratado, éstos podrían hacerse aliados de México con una estrategia de cabildeo, obteniendo la fuerza bilateral suficiente para detener los cambios por si algo no le parece a México. “Estamos trabajando en un mapa bien definido sobre quienes serían nuestros eventuales ‘socios’, las políticas que ha empezado a proveer el Gobierno de Estados Unidos también generará perdedores de aquel lado, por lo que estamos detectando cuales serían para vincularnos y que llegado el caso tengamos muy claro que hilos jalar para que en el Senado de EU no caminen las iniciativas”, argumentó De Hoyos Walter. Hay que estar preparado para lo que viene pero tampoco hay que ser fatalistas, advirtió el presidente de Coparmex, ya que aunque a nadie le gusta el escenario de una renegociación del Tratado, ya revisándolo con la cabeza fría, no se acabaría el mundo. “Cuando México entró a la Organización Mundial del Comercio (OMC) por su estatus, las tasas arancelarias mayores que se podrían imponer, con algunas excepciones en la Industria Automotriz, es el 2.5 por ciento. No es algo deseable pero tampoco debemos incurrir en una alarma generalizada pensando que de concretarse esta renegociación sería el fin del mundo”, finalizó.